La otra mirada

El Mundial que no se ve

Víctor Santamaría, presidente de la Confederación Argentina, interpreta porque Mar del Plata se perdió los Juegos Universitarios Sudamericanos y remarca que el apoyo a los jóvenes por parte del Estado no debe ser solo declamatario. "Tenemos que tratar de representar, desde la política, a las víctimas de este sistema", dice, además, como presidente del PJ Capital. Los Juegos Deportivos Sudamericanos Universitarios eran para Mar del Plata. El gobierno municipal no garantizó su organización y el certamen, con más de 1000 participantes de todo el continente, se mudó a Miramar. También fue "decisivo" el respaldo de la Confederación Argentina de Deportes, tal como lo explicó el titular de la Fedua, Federación Deportiva Universitaria, Emiliano Ojea, en la conferencia de prensa de cierre que se desarrolló en el Polideportivo Presidente Néstor Kirchner de la vecina ciudad balnearia. De esa intervención, de ese "salvataje", y de muchos temas del deporte y algo más LA CAPITAL charló con Víctor Santamaría, presidente de la CAD. "Nuestra responsabilidad como Confederación es apoyar, gestionar y facilitar las iniciativas de nuestras federaciones,-explica Santamaría en el comienzo de la nota-. El apoyo no tiene que ver solo con lo económico sino con la posibilidad de abrirle puertas a cada uno de los que organizan un evento tan importante. Y en este caso, ante la Federación de Deportes Universitarios, y por las dificultades que se habían presentado, había que tender puentes, porque además estaba el compromiso con toda Sudamerica. El desafío es apoyar a los jóvenes, no solo a los deportistas que participan sino a aquellos jóvenes emprendedores que encaran estos proyectos. Tanto los gobiernos se llenan la boca ahora con los jóvenes emprendedores y resulta que cuando aparece un jóven emprendedor como Emiliano (Ojea, presidente de la Fedua), que lanza esta aventura, no tiene el apoyo que se requiere. El representa a un conjunto de jóvenes que llevan delante un evento tan importante para las universidades, para el deporte, para Sudamerica, y no abrirle las puertas es un gran error como estrategia del Estado. Pero cada gobernante sabe porque lo hace y cuáles son las intenciones..." -¿Por qué entendés que el gobierno, que se hizo cargo del Estado, tanto en el nivel nacional como el provincial y el local, le dio la espalda a un acontecimiento de este tipo? -En primer lugar, es un acontecimiento que a los gobiernos y a las ciudades les sirve. Lo que representa el Estado son los intereses colectivos de una comunidad, de una ciudad, de una provincia, de una Nación. Como ahora sucedió con Miramar. Seguro estos más de mil pibes que vinieron a competir acá de todo el continente, se van a acordar toda su vida de Miramar. Y desechar incluso turismo, ingresos, gastos de estos pibes, como hizo el gobierno de Mar del Plata, realmente no se entiende. Sobretodo en una época como esta, de tanta recesión. Y en un momento tan difícil para las plazas turísticas. Este tipo de acontecimientos reactiva al comerciante, al gastronómico...No ver esto, desde el punto de vista estratégico del Estado, es no preocuparse por el interés de tu propia gente. Eso en el plano municipal. Por otro lado, yo no soy el interprete de nadie, pero para tratar de entender porque lo hacen, pienso que hay desconfianza, que pensaron que este, como era un evento organizado desde hace un año atrás, estaba supuestamente cargado de partidismo. Y es todo lo contrario. Acá ninguno de estos chicos que participan de toda América tienen que ver con ninguna organización partidaria. Seguramente cada uno de nosotros tenemos nuestro propio pensamiento político, pero estos chicos, los que organizan, los voluntarios, tienen otro interés, se mueven por otras motivaciones, directamente relacionadas con la competencia deportiva. Y porsupuesto con la idea de ganar para competir de la mejor manera para su país. -¿Cuál es el rol hoy de la Confederación Argentina de Deportes? -Estamos trabajando mucho con los deportes no olímpicos, para no dejarlos desamparados. Estamos trabajando mucho con las federaciones sectoriales, como es el caso hoy de la Federación de Deportes Universitarios, estamos trabajando mucho con lo regional. También estamos trabajando junto a Alejandro Rodríguez en el desarrollo del Observatorio del Deporte, que es algo que no existía a nivel nacional y que es muy necesario. A través del Observatorio la CAD evalua como impacta el deporte en la sociedad pero también como la industria del deporte crece y aporta a la economía nacional. No se trata solo de los que salen a competir sino de todo lo que mueve el deporte en la industria textil, en la del calzado, en la comunicación, el marketing, en la infraestructura, en las entradas que se venden... El deporte genera mucho para el país y tenemos que medirlo exactamente para después reclamar el lugar que se merece y que todavía no tiene. Y todo lo que pase en Río será importante. Y lo anterior a Río. Porque hay que tener en cuenta que muchas de las delegaciones que participarán en los Juegos vendrán a hacer sus pretemporadas a nuestro país. Todo eso hay que cuantificarlo, medir lo que significa en el Producto Bruto del país... -La CAD articula siempre con el Comité Olímpico Argentino. ¿Te preocupa que se discontinuen algunos programas o avances desde el Estado? Porque en los últimos tiempos desde el COI y desde el Estado se trabajó en función de los Juegos de los próximos 4 u 8 años, en la detección de talentos...¿Te preocupa que ese camino se detenga? -Esperemos que no, tenemos muy buena relación con el Comité Olímpico, algunos de sus integrantes son parte de nuestra Confederación. Espero que el nuevo gobierno a nivel nacional no pare todo lo que se hizo hasta acá, esperemos que lo fortalezca. Entiendo que un nuevo gobierno debe acomodarse a la gestión pero hasta ahora poco y nada se ha hecho desde hace 6 meses. Tenemos una Ley del Deporte que aun no se quiso instrumentar, que no se está aprovechando, con una creación parada del Instituto Nacional del Deporte. Es una herramienta muy importante para el deporte nacional, no para un funcionario o un gobierno, y está congelada. -¿Sos una especie de "Quijote" en la Argentina de estos tiempos, apostando al deporte, a la cultura, a la política, al crecimiento de una Universidad, pero también a la diversidad en los medios de comunicación, cuando parece que lo único que reditua es apostar a un discurso único, y cuando se acallan voces disidentes en casi todos lados? -No me veo como "Quijote" porque, entre otras cosas, no estoy loco (risas). Lo que uno emprende tiene que ver con causas colectivas. Uno puede encarar esas cosas porque cuenta con un equipo de gestión, no es un esfuerzo individual. En la CAD hay una comisión que trabaja todos los días. Uno se siente acompañado, lo mismo en el Sindicato (SuteryH), en los emprendimientos de comunicación. Tenemos muy buenos equipos de trabajo, y le ponemos ganas, porque uno hace lo que le gusta. Me siento orgulloso antes que nada en representar a los trabajadores de edificios que son los que dieron el puntapié inicial para después llevar adelante este tipo de actividades. -Y desde la UMET, ¿hay preocupación por el incipiente desfinanciamiento de las universidades? -Nos preocupa el momento económico que atraviesa el país, por la devaluación y después por el fuerte aumento de la luz, del gas. Con el impacto directo en los que menos tienen. Esa economía actual es la que nos afecta a todos. Si a su vez no le inyectamos de recursos a los sectores que forman a los futuros profesionales estamos en problemas. Y no lo digo por nuestra Universidad, que tiene otras formas de financiamiento. Uno lo dice por una situación colectiva, no por un problema individual. También por los clubes. A la larga impacta en todos. Si falta trabajo, si cada sector no tiene la posibilidad de contar con aumentos salariales adecuados, la gente empezará a descuidar lo que no es de supervivencia. El deporte, la cultura, la educación... -Además del deporte y la educación, sos hombre del sindicalismo argentino y sos hombre del PJ...¿Se puede trabajar hacia una unidad sobre la base de la pregunta que propuso la presidenta en Comodoro Py, si estamos mejor o peor que antes del 10 diciembre, en lo que denominó Frente Ciudadano? -Nosotros tenemos que tratar de representar, desde la política, a las víctimas de este sistema. Que son muchas, lamentablemente. Tenemos la obligación de ser capaces de interpretar las necesidades de la gente. Desde esa interpretación debe surgir algo distinto, algo nuevo, que aspiramos a que se convierta en esa nueva mayoría que debemos construir. Es a lo que nos ha convocado desde la política Cristina Fernández de Kirchner. En ese marco vamos a tratar de hacerlo de la mejor manera posible. Sin preguntar a quien voto, a quien no votó, de dónde viene. Sino simplemente tratar de interpretar las necesidades de la gente y que todos nos sumemos a solucionar un problema común. El objetivo es aunar los deseos y las necesidades de las víctimas de este sistema, que es para muy pocos. No estoy descubriendo nada con esto. Hoy la mayoría de los argentinos sabemos que en estos primeros seis meses del nuevo gobierno se ha legislado y gobernado para los que más tienen, para un sector muy chiquito de la economía concentrada. Esto no es ninguna novedad. Tampoco lo es que aumentó la luz, el gas, a niveles exhorbitantes, y que los sueldos no subieron tampoco es una novedad. La gente tiene hoy a la vista dos modelos de país. En eso tenemos que trabajar. Nosotros, desde nuestro lugar, tener la suficiente grandeza y humildad para poder sumar a todos. Lo que propuso Cristina es no preguntar de dónde venimos sino saber a dónde vamos, si estamos dispuestos a reconstruir juntos esa Argentina del trabajo, de la producción, que se integraba al mundo desde otra perspectiva, esa Argentina de un deporte con inclusión, de integración en todo sentido.

mac260