La otra mirada

El Mundial que no se ve

Que reinen en el pueblo el amor y la igualdad. El deseo que manifestó Máximo Kirchner, con una frase de la marcha peronista, cerró un discurso que, lejos de expresar voluntarismo o sueños abstractos, se remitió a una estricta rigurosidad, de datos y conceptos, para graficar cómo estábamos hasta hace dos años y medio, cómo estamos hoy y lo que hay que hacer para “construir lo nuevo” y salir de esta pesadilla en la que nos metió otra vez el neoliberalismo. 


El Plenario de la Militancia en Ensenada fue justamente un acto de amor. Pero que se llevó adelante con una carga de empirismo necesaria, aunque quizá no aún la suficiente, para construir lo “nuevo” que anuncia Máximo.
Reuniones de 14 comisiones en estado asambleario en otros tantos lugares físicos: varios clubes, un sindicato, centros culturales, el local Néstor Kirchner y hasta la sede de Bomberos. En un tránsito de miles de militantes en 20 cuadras a la redonda nos encontramos con algunos de los más importantes dirigentes de Unidad Ciudadana además de pensadores, científicos y educadores del campo nacional y popular. 
Axel -con un discurso más político en la comisión de economía-, Agustín Rossi, Mayra Mendoza, Oscar Parrilli, Leopoldo Moreau, Martín Sabatella, Fernanda Raverta, la senadora Anabel Fernández Sagasti, Claudio Morresi, Carlos Heller, Mariano Recalde, decenas de intendentes del conurbano y todo el país estaban al paso, para consultar, compartir sentimientos, augurar la salida. O Sandra Russo, Edgardo Mocca, el doctor Gollán, Horacio González. Todo entre disertación y disertación de los propios dirigentes o pensadores, y también con catarsis de dirigentes-militantes que llegaron de todo el país. 
La comisión más política, denominada justamente Organización, Partidos Políticos y Representación Institucional, sesionó en un Club Astilleros desbordado por unos 2000 asambleistas. Moderaron Carlos Tomada y María Teresa García. Se atendieron las duras realidades del interior profundo, tanto de la provincia como de la Argentina toda. Afloró la solidaridad hacia los presos políticos. La y el representante de Jujuy prometieron que Milagro volvería hacer la obra que hizo “cuando vuelva a ser presidenta Cristina”. Se escucharon encendidos discursos, como el de Sergio Uribarri o el cierre de Carlos Zannini, nos emocionamos y nos preocupamos por su salud con Luis D’Elía, por cómo dejó el cuerpo y el alma en su mensaje. Desde la senadora Sagasti hasta el joven Juan Marino, pasando por varios oradores, quedó instalado que en la madrugada del jueves pasado nació el Movimiento Nacional, Popular, Democrático y Feminista.
Por Mar del Plata leímos un documento, junto a la concejala Marina Santoro y la vicepresidenta del Partido Justicialista, Nora Estrada. Se presentó la organización con la que Unidad Ciudadana Mar del Plata Batán, aun sin ese nombre, se fue formando desde finales de 2015, principios de 2016, cuando se constituyó la Mesa del Frente para la Victoria del Partido de General Pueyrredón, con la integración de más de 30 espacios kirchneristas, decenas de partidos políticos, entre ellos el PJ, las centrales obreras, CGT y CTA, y diversas organizaciones políticas, sociales, sindicales que se fueron sumando a lo largo de este período. La organización vence al tiempo. 
Esa sistematización, a partir de un documento elaborado, y esa formación previa de una Unidad muy amplia, hizo que Mar del Plata dejara su aporte en la búsqueda de ese empirismo al que apeló después Máximo con datos duros y que es imprescindible para una construcción sustentable de lo que viene.
Está muy bien decir con convicción que el 10 de diciembre de 2019 será el último día de la derecha en Argentina. No se puede perder ni una hora, de acá en adelante, para trabajar científicamente en pos de lograrlo. Con fervor militante, con amor, pero también con argumentos sólidos. Método y ternura, como dice la diputada Fernanda Raverta. 
En todos los discursos y mensajes, supimos después también en las otras 13 comisiones, fue unánime la proclama del liderazgo de Cristina Fernández de Kirchner. Ninguna fuerza política en Argentina hoy está en condiciones de armar un plenario así, con más de 30.000 dirigentes-militantes, que sesionaron durante más de seis horas, con la seguridad todos sobre cuál es la conducción y la guía. Queda entonces claro que, como dice el anfitrión del encuentro, Mario Secco, Cristina es la candidata natural de la única oposición real en Argentina hasta tanto ella misma no plantee un deseo contrario. Hay proyecto, hay conducción, se busca ampliar el territorio con la nacionalización de Unidad Ciudadana. 
Con la demostración de fuerza de Ensenada, con lo que se expresó allí, no hay forma de explicar por qué otro candidato o candidata “seudo opositores” podrían tener más posibilidades de vencer a Macri o Vidal, como se pretende instalar para tratar de sacarla a Cristina de la cancha. Como eso ya es insostenible, van por la ilegalidad. Los que gobiernan y sus cómplices, aquellos que se querían instalar como alternativa.
Con amor y por la igualdad, no deben pasar. La calle debe ser la barrera. Pero también la organización para vencer al tiempo. En Ensenada volvió a empezar todo.


mac260